FANDOM


Página general: Héroes .

"No habrá metas inalcanzables...
mientras no permitas que nadie te detenga."_  Miku.

Derechos: J. A. Ferrando .

Miku aparece como una niña frágil y desprotegida, una colegiala procedente del planeta Kaloom. Tiene una habilidad que le permite percibir espíritus y energía, así como ver el pasado y presentir el peligro, pudiendo esquivar los ataques. Sin embargo, a medida que avance el libro, se destapará como una malcriada egocéntrica y sin escrúpulos, capaz de cualquier cosa para conseguir sus objetivos.

Desde el principio no muestra interés alguno en participar en Sefirot's Game, desconfiando de todos, salvo tal vez de Tidus, que parece inofensivo. A la hora de escoger una mascota, elige al chocobo, por ser "mono", llamándole Choco. Pero, como Tidus también le quiere, se la pide aprovechando un despiste suyo, riendo tirunfante y mostrándonos su verdadero carácter por un instante. Realmente, luego no se preocupa en absoluto por Choco.

Mikucuadro

Poco más tarde, al quedarse sola con el espejo , puede percibir un mal puro e inexplicable emanar de él. Atraída por los extraños símbolos grabados en el marco, los acaricia, y tras salir despedida hacia atrás, tiene una de sus visiones, por el contacto. Ve imágenes confusas, y tan sólo al final, vislumbra la silueta de una figura terrorífica, formada por maldad pura. El miedo y la histeria pueden con ella y echa a correr. Un temblor la hace caer y detenerse, pero apenas puede descansar cuando el robot Guardián Escorpión, y primer Monstruo Aleatorio, la ataca. Gracias a su habilidad, consigue esquivar sus ataques hasta que ve la oportunidad de escapar.

Huye hasta la sala del espejo, en la que ve a Vincent salir de su torneo, pero no le avisa de Guardián Escorpión porque ve sangre en sus manos y piensa que es un asesino. Luego sale Cloud de su misión, y Miku se lanza a sus brazos aterrorizada. Cloud consigue calmarla, y ella convencerle de que vaya a derrotar al robot, mientras huye con Choco.

Tras la derrota de Saturos por Sefirot, Miku se siente desolada, pues confiaba en él para ayudarla a salir de Sefirot's Game. Decide buscar a otro caballero protector, después de asimilar la pérdida de su libertad. Descarta a Cloud, por débil, por eso busca a Sheik. Por el camino, intenta convencer a Tidus, que la rechaza por sus maltratos hacia Choco, y le dice a Sefi que perderán a todos los héroes, igual que a ella, si les fuerzan a participar. Tampoco lo consigue con Sheik, así que al final se decanta por Vincent, con el que tiene algo más de éxito.

Cuando éste vuelve de hablar con Sefirot, va a disculparse con ella a los jardines. Le besa, y aprovechando su desconcierto, le quita la cinta de su frente que retenía su poder, para que se descontrole y apartar la atención de ella. Llaman a Jénova, y ésta le da la llave de las jaulas para liberar a las mascotas. Por supuesto, ella no lo hace: tira la llave y se va al espejo. Sefi, por orden de Sefirot, le permite regresar sana y salva a su mundo, abandonando a Choco, en el que en poco tiempo se olvidará de todo lo sucedido.

Durante el Juicio Final, meses más tarde, se arrepentiría sinceramente de sus pecados.